EL SANTUARIO DE LA BOVERA

Todo visitante de Guimerà tendría que visitar esta bonita ermita. Tanto el edificio como el entorno son dignos de verse . Desde el cerro se domina un magnífico panorama de todo el Urgell.

Justo junto a la ermita se encuentra la casa del ermitaño en la cual se conserva parte del claustro del antiguo convento de monjas cistercienses (siglo XII) que dependía del monasterio de Vallbona de les Monges.
A mediados  del siglo XIII las monjas se trasladaron al pie de la sierra y junto al río, dónde fundaron el monasterio de Vallsanta.

Los señores de Guimerà siempre protegieron este sitio. En los capiteles del claustro (o quizás es el pórtico de una antigua capilla), están las armas de los señores de la familia Alemany  y la cruz de Sant Benet.

La iglesia es muy austera y está muy bien conservada. Yo siempre recuerdo la frase del reloj de sol de la fachada principal: "Yo sin sol y tú sin fe, no valemos nada".



Actualmente la edificación esta reformada y se conserva muy bien. Se ha habilitado como edificio para colonias durante los meses de verano.